Muchas veces vamos caminando por la vida con intenciones y deseos, planificando donde estamos y hacia dónde queremos ir, sin embargo, muy pocas, nos detenemos a analizar que causa que no tengamos los resultados esperados.

Lo cierto es que los factores de No Éxito, son bastante comunes en los seres humanos y tienen forma de barreras que impiden el logro de nuestros objetivos, dejándonos muy desanimados y no entendiendo muchas veces, porque nos cuesta tanto que las cosas pasen.

Aquí te voy a contar cuales son las principales barreras que no te dejan avanzar en aquello que te propones.

1) Cuando crees que lo que te pasa y lo que no te pasa, no está en tu ámbito de acción, sino que depende de factores externos.

Ir por la vida echándole la culpa a las circunstancias, al clima, al gobierno, al marido, a los padres, la situación económica y en general, a todo aquello que nos sitúa en el lugar de víctimas, es cómodo si se compara con tener que tomar responsabilidad por cada cosa que nos sucede e intentar por ello, dar curso a acciones que permitan cambiar el escenario, reemplazándolo por uno nuevo y mejor, que sería lo ideal.

Dicho comportamiento nos pone en situación de desventaja, ya que no hacerse cargo, quita toda posibilidad de hacer cambios, ya que se estará a la espera que las cosas siempre cambien desde afuera.

Si hacemos un ejercicio de honestidad y observamos nuestras relaciones, finanzas, nuestra salud en general, podemos analizar con objetividad que tanto nos estamos haciendo cargo de nosotros mismos, o que tanto estamos esperando a que las circunstancias cambien para si obtener los resultados esperados.

Lo que no sabemos, es que cuando comenzamos a aceptar esa responsabilidad, todo en nuestra vida cambia y comienzan a pasar cosas que jamás pensamos que sería posible con nuestra antigua creencia, por eso vale la pena intentarlo.

2) Dejar todo para después, equivale a no hacerlo nunca

Procrastinar es el arte de hacer cualquier cosa menos lo que deberías estar haciendo.

Esa mala costumbre de no cerrar los temas ni resolver en forma oportuna, genera que al final , no hayamos hecho nada, encontrándonos con una lista de pendientes que ya acumulados, da pereza hacer, se ve difícil concretar, da miedo errar y se nos hace más fácil dejar todo lo importante por ahí, acumulado en una esquina, e incluso se nos llega a olvidar que era importante, tanto hasta que un fallo grave nos recuerda su importancia.

Lo que no tenemos claro y peor aún, a veces preferimos hacernos los desatendidos, sin pensar que todo lo que uno espera conseguir, se logra con trabajo, atención y oportunidad, entendiendo que el tiempo es un recurso escaso, que, de no ser bien administrado, se pierde y ya jamás puede recuperarse.

3) A la basura los principales recursos para ser exitosos

Crecimos con la herencia de que el dinero era algo malo, prohibido, que tenerlo convertía a las personas en seres malvados, que la gente honesta no podía tener dinero, que el dinero rompía familias, que era incluso mejor, no tenerlo.

Y así crecimos, con falsas creencias de algo tan importante como contar con recursos para garantizar nuestra calidad de vida, porque el dinero no es ni sucio ni malo, sino, muy importante para tener aquello que en la vida vamos anhelando.

Pero como crecimos con esa baja consciencia, lo ahuyentamos, lo perdemos, e incluso, lo mal utilizamos.

Nos deshacemos del él, con la justificación de que es mejor el derroche que el ahorro, cuando deberíamos ser capaces de multiplicarlo y no permitir jamás que se escurriese como agua entre los dedos, pero mucho de aquello que tenemos condicionado, nos hace ser muy malos administradores, y por consiguiente quedamos varados en ideas y proyectos

4) El tiempo

Lo cierto es que, para tener dinero, hay que tener tiempo, no basta la intención, sino, el foco y el enfoque que permita tener ideas creativas, llevarlas a cabo y seguirlas

El tiempo no solo permite generar recursos económicos, también es la dimensión de tus resultados, de tu peso, tu actividad física, de tu autocuidado

¿Cuántas veces decimos, a qué hora quieres que haga ejercicio si no tengo tiempo?

El tiempo siempre existe, lo que nunca tenemos muy claro son las prioridades de nuestra vida por tanto no somos capaces de distribuirlo correctamente, teniendo incluso, muchos espacios ociosos.

5) Lo que piensas va a determinar tus emociones, que serán luego pensamientos en forma de acciones y comportamientos que van a regir toda tu vida.

Y que poco consciente somos de aquello, y cuanto daño nos hacemos sin saber que el control, el cuidado y la siembra de pensamientos positivos serán determinantes en nuestra calidad de vida

Tener buenos pensamientos nos sitúa en una frecuencia vibratoria sana, en donde estaremos alineados en nuestra mente corazón y acción, logrando con ello, cosas positivas para nuestra vida

6)  Falta de confianza

Viniste a este mundo con ciertas configuraciones que cuesta muchísimo modificar.

También aprendiste a ver la vida con los lentes que te pasaron, a enfrentar el mundo con las máscaras en las que, para cada rol, te hicieron sentir más seguro, y está bien, siempre y cuando tu filosofía de vida no sea el proyectar para todo, un resultado de fracaso.

Porque casi todas las cosas que no salen bien, tienen su origen en el pesimismo, en el derrotismo anticipado que discordante a las acciones, genera una profecía autocumplida.

7) Creencias limitantes

Existen de dos tipos, potenciadoras y limitantes

Pero se trata más o menos de ti frente al mundo.

Con distintas formas de verlo y percibir aquello que te rodea, incluida tú misma desde todos los ámbitos que puedas imaginar.

Son como gafas que te pones según la circunstancia, cuyo lente no tiene otro objetivo que protegerte del peligro.

Al cerebro le es más fácil defenderse de lo que da por hecho, por eso hay ciertas cosas que para ti son verdades absolutas, cuando en el fondo, solo están siendo vistas desde una óptica diferente.

Todas estas creencias están en tu inconsciente y lo demás, solo es la punta del iceberg.

Y como lo que crees lo creas, o tanto si crees que no puedes o que, si puedes, tienes razón en ambas (Henry Ford) vas construyendo tu propio camino sobre la base de cada cosa que ves con el lente que te pones.

Sí piensas que algo es de una determinada manera, actuarás conforme a ello y los resultados serán en consecuencia.

Comentarios